Anya Olsen no estaba dispuesta a perder a su macho