A Emma Hix no le cabe la polla de Dredd en la boca