Marge Simpson nos regala su versión más golfa y sexual